miércoles, 22 de agosto de 2018

Mausoleo de Cristóbal Colón en la Catedral.

El eterno equivocado, pensó que había ido a las indias y había descubierto el nuevo mundo. Sevilla estará siempre en deuda con el genovés, si la capital hispalense es lo que es se lo debe al almirante. Cuatro monumentos nos recuerdan su importancia en la capital. El que fue levantado en su honor en el monasterio de la Cartuja hacia finales del siglo XIX, hay que decir que el marino había perteneció en vida a esta Orden, y pasó largas temporadas entre estos muros. El que se erige desde 1921 en los Jardines de Murillo, justo en el centro de estos, por donde nunca ha pasado ni pasará la hermandad de La Candelaria, monumento del que ya hablamos al referirnos a estos jardines. El último, el que encontramos en el Parque de San Jerónimo, tratándose de la mayor escultura de bronce que hay en la ciudad y sus afueras con una altura de 32 metros, es el conocido como "el Huevo de Colón" . Y finalmente el que nos ocupa ahora, el Mausoleo de Colón, alojado en el interior de la Catedral de Sevilla  en que descansan presuntamente sus restos.

Toda la vida del navegante ha estado envuelta de misterio y controversia. Aún no está claro su origen, aunque mayoritariamente se apunta a Génova como el lugar de su nacimiento, más de quinientos años después sigue siendo un misterio. Él alimentó esta polémica, su propio hijo, Hernando Colón reflejaba: “quiso que su patria y origen fuesen menos ciertos y conocidos”. Esta indefinición venía motivada por las leyes españolas del siglo XV, según las cuales un extranjero, no natural ni vecino de Castilla no podía heredar “oficios públicos que tengan cargo de administración de justicia y regimiento o gobernación de pueblo o provincia” y que fueran con carácter de perpetuidad… de esta forma ni Hernando Colón ni Diego Colón hubieran podido acceder a la sucesión del Almirantazgo y Virreinato de las Indias.

Pero lo que resulta más sorprendente es que aún no se haya podido determinar con certeza donde están sus restos. Falleció en Valladolid en 1506, tres años después, tras declarar su hijo Diego el deseo de su padre se trasladan sus huesos al monasterio de las cuevas de Sta. María, más conocido hoy como La Cartuja. En este entorno, situado sobre la fértil orilla derecha del río Guadalquivir frente a la ciudad y en su salida hacia Itálica y el Aljarafe, en cuya hospedería preparó su segundo viaje, la marquesa viuda de Pickman mandó colocar un monumento a Cristóbal Colón en 1887. Fue en esta Cartuja donde se depositaron los restos de Cristóbal Colón durante treinta años, dado que el almirante era asiduo visitante del Monasterio. Sin embargo su hijo Diego influenciando por su mujer María de Toledo, rectificó y expreso que el deseo de su padre había sido estar en Santo Domingo, hizo por tanto honor a su nombre: “donde dije digo, digo Diego”, en la antigua Española se había levantado una Catedral desde el fallecimiento del navegante. Cuando la parte este de la isla dominicana pasó a ser dominio francés, los restos del almirante viajaron a La Habana, hasta que en 1898 España abandona Cuba y los restos de Colón vuelven a Sevilla y son depositados en la Catedral,  donde ya reposan bajo una lápida los huesos de su hijo, Hernando Colón. La antigua arqueta que recogía los restos del almirante en Santo Domingo vuelve a rotularse como si tal cosa, argumentando que lo que se llevaron a Cuba pertenecía a otro Colón, ya que allí está el mausoleo familiar.
Caja con los restos de Colón en el mausoleo del Faro a Colón, Santo Domingo Este. fuente:wikipedia

Tumba de Cristóbal Colón localizada en el Faro a Colón en Santo Domingo Este, República Dominicana. fuente: wikipedia
 
En 1950 fue descubierta en el archivo de la casa ducal de Veragua, una exhaustiva relación histórica explicando  la exhumación de los huesos de Cristóbal Colón, para el posterior traslado a Cuba.
Sin embargo la polémica continuó, y mientras los sevillanos a penas inciden en la relevancia de esto, para los dominicanos se ha convertido en atracción turística y motivo de culto. Finalmente en el 2003 se intentó deshacer el entuerto y para ello se recurrió a la universidad de Granada, que tras sacar a la luz los restos de su hijo Hernando, de su hermano Diego que se encontraban en la Cartuja y los propios de Cristóbal Colón depositados en la Catedral, se procedió al estudio genético. No obstante la poca cantidad de cenizas del almirante, algo más de 150 gramos, no permitió obtener resultados concluyentes, al menos con la tecnología actual. Es muy posible que las reliquias del almirante puedan estar repartidas, y nadie esté en poder absoluto de la verdad ni lo contrario.


Centrándonos ya en el propio mausoleo cabe decir...
En 1891, se convocó un certamen público para construir un monumento funerario a Colón. El proyecto finalmente se le asignó a Arturo Mélida y Alinari (1849-1902), artista polifacético, que fue arquitecto, escultor, ilustrador de libros, diseñador, entre otras cosas. Su emplazamiento originario fue donde ahora encontramos a la capilla de nuestra Señora de la Antigua. El significado simbólico que quiso darle su autor era representar a “España guardando en tierra americana las cenizas de Cristóbal Colón”, aquélla representada por los 4 heraldos y América figurada por un basamento de estilo azteca.
Así pues, el féretro está a hombros de 4 reyes de armas vestidos de gala que se corresponden con los 4 reinos de España: Castilla, León, Aragón y Navarra. Sobre la caja una leyenda dice así: “Aquí yacen los huesos de Cristóbal Colón, primer Almirante y descubridor del Nuevo Mundo R.I.P.A.”. Pot último decir que este conjunto decorativo se corresponde con las medidas verdaderas, ya que los restos de Colón están en una urna de plomo dorado en su interior. Una inscripción sobre el pedestal reza así: “Cuando la isla de Cuba se emancipó de la Madre España, Sevilla obtuvo el depósito de los restos de Colón, y su ayuntamiento erigió este pedestal”.
La mencionadas figuras inspiraron unos versos con guasa cofrade:
 "Viendo este mausoleo
de tan insigne Almirante
te dan ganas de decir
<< Venga esa izquierda alante>>".

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario