miércoles, 10 de octubre de 2018

Mural de la "Colosal" en la plaza del Duque



Más de 17.400 piezas numeradas y referenciadas en 227 colores diferentes, dan lugar al lienzo que desde el pasado mes de mayo, y hasta final de año, con unas dimensiones de 26 x 14 metros, ocupa 364 metros cuadrados de la fachada de El Corte Inglés de la Plaza del Duque. El montaje de dicha estructura duró un par de semanas. Este fue el resultado final del proyecto titulado «Pinta tu Murillo», que perseguía reproducir una de las obras más relevantes del famoso pintor sevillano: “La Colosal”.


Esta ha sido una más de las actividades que se han programado para la celebración del cuarto aniversario de la muerte del pintor de los sevillanos. Durante un plazo aproximado de un mes, miles de ciudadanos participaron en la confección de este gran lienzo en los talleres que se habilitaron por El Corte Inglés del Duque y por el Museo de Bellas Artes, entre los colaboradores han estado, personalidades del mundo de la cultura, el arte, la política, diferentes asociaciones, empresas, hermandades y colegios. La pintura que se ha utilizado en la reproducción ha sido cedida por la empresa sevillana Pinturas Trillo, se trata de un esmalte al agua de naturaleza 100% acrílica y de acabado mate, resistente a los rayos UV, flexible, de secado rápido y sin olor.La viceconsejera de Cultura de la Junta, Marta Alonso Lappí, recordó que «Murillo está en la calle y su luz se ilumina en un año lleno de propuestas culturales que están convirtiendo a la capital en destino destacado no solamente a nivel nacional sino también en el panorama internacional».
Al hacer zoom sobre la imagen, observamos con maor precisión las piezas que forman el conjunto, a modo de pixeles.


Una de las primeras Inmaculadas que pintó Murillo fue ‘La Colosal’, que por suerte conservamos en el Museo de Bellas Artes de Sevilla. Se hizo para el arco de la iglesia del Convento de San Francisco, que estaba donde hoy se abre la Plaza Nueva. Dice la tradición que cuando Murillo presentó el cuadro, a los franciscanos no le gustó demasiado. Pero Murillo sabía que su cuadro no estaba realizado para ser visto a ras de suelo. Una vez que se colocó a su altura, los monjes cambiaron su visión sobre la obra. No hay que obviar que este lienzo mide tres metros de ancho y casi cuatro y medio de alto. Por algo es ‘La Colosal’. De hecho, su tamaño fue lo que hizo que el napoleónico Mariscal Soult no pudiera llevársela durante la invasión francesa, y se quedara recluida en el Alcázar. 
La vinculación entre la ciudad de Sevilla y la Virgen María se remonta a varios siglos atrás, particularmente el XIII. Desde que San Fernando iniciara la reconquista en nombre de ella y de los cristianos, la figura de la madre de Dios ha estado estrechamente vinculada a la ciudad. Mundialmente conocidas son imágenes de la talla de la Esperanza Macarena o la propia Virgen de los Reyes, que acompañó a Fernando III de León y Castilla durante su entrada triunfal en la ciudad hispalense. Desde entonces ella es la patrona general de los sevillanos. De hecho, el NO8DO, lema actual del Ayuntamiento, corresponde a la madeja “no me ha dejado”, frase que pronunciaría el Santo en referencia al poder de la Virgen mientras reconquistaban el territorio.

Por todo ello es tan significativo que la versión de la Inmaculada Concepción del pintor de todos los sevillanos presida una de las plazas más emblemáticas de la ciudad hasta finales de año. Y de paso obligue a su colega Velázquez, también natural de Sevilla, aunque desarrolló su carrera fuera de esta ciudad, a visionar su colorida forma de representar a una Inmaculada vestida de blanco, con una tela azulada al vuelo, rompiendo los cánones y costumbres establecidas.
Murillo veía de otro color a la Virgen, no en vano la miro desde el cielo de Sevilla. Y ya sabemos que Sevilla  tiene un color especial. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario