lunes, 12 de febrero de 2018

El recuerdo, de algo que ocurrió, hace ya 80 años. II. Parque Rectora Rosario Valpuesta.



Nos tenemos que remontar a 1847 para conocer la razón del nombre de esta zona, y es que en esa fecha se da por finalizada la construcción de unas naves, por aquel  entonces fuera del nucleo habitado de la ciudad. Durante cerca de un siglo aquí se extendió la Fábrica de Pirotecnia Militar de Sevilla, industria militar dedicada a la producción de municiones y explosivos.

En el siglo XX esta industria deja de estar operativa en este lugar y las construcciones son abandonadas, con el consiguiente estado de ruinas. Pero la ciudad crece y Sevilla no puede dejar estos terrenos sin utilizar, así en el 2008 las Facultades de Derecho y Ciencias del Trabajo son levantadas sobre los restos de la Pirotecnia y a su lado,  un espacio de más de 11 mil metros cuadrados se convierte en el no muy amplio, pero si con extensas zonas accesibles, parque de la Pirotecnia. Desde principios del 2014 estos jardines son bautizados con el nombre de Rectora Rosario Valpuesta, la que se ganó la categoría de ilustre sevillana y a la que la Universidad Pablo Olavide de Sevilla, siempre estará en deuda por la que fue su primera Rectora y principal valedora de esta institución.

Entre bancos de madera , solanos de flor azul, una correcta zona infantil de columpios, un considerable espacio habilitado para los perros, jacarandas, plátanos de sombra, celestinas, un imponente laurel de Indias, que suele acoger en su sombra un castillo hinchable los días de buen tiempo y un solicitado bar que toma su nombre de la antigua fábrica de Abonos Cross que ocupó este solar, estos jardines denotan un aspecto cada vez más difícil de experimentar en nuestro tiempo: chiquillería y juventud, lógicamente sin renunciar a otros sectores de la población.


Desde el 2007 la figura de un futbolista ocupa la zona central más ancha del parque, la escultura realizada en bronce por José Antonio Navarro Arteaga que homenajea la primera y única vez que el Betis Balompié se alzó en la temporada 1934-1935 con el título de Liga.

 

Eran años de Republica y aquel legendario equipo había visto como le habían quitado el apelativo de Real. La pieza no podía haber encontrado un lugar mejor, ya que aquí mismo se situaba el campo de futbol llamado del Patronato que fue donde el Betis llevaba a cabo sus entrenamientos.


Lo cierto es que esta zona es futbolera, el Hotel NH Convenciones situado en el anexo parque comercial Viapol es el elegido por todos los equipos de futbol que se enfrentan al Sevilla C.F y al Real Betis, además tanto los jugadores de ambos equipos locales (Sevilla y Betis) suelen frecuentar esta zona y en muchos casos, incluso residen por aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario